La momia de Leningrado. Fernando Lalana

Una vez más, nuestra lectura trimestral ha dado sus frutos. Ahí va una muestra